Los mas leídos...cada uno sus motivos

martes, 18 de junio de 2013

Being... whoever

Hoy volvía a casa enzarzada en una conversación que me ha dejado rumiando.
En ocasiones como Erica, la protagonista de la serie a la que guiño en el título, pensamos que mas de una y mas de dos de las decisiones que  tomamos en un momento dado, no fueron las acertadas, quedándonos esa sensación de...¡vaya cagada!
Sin embargo, si ese pesaroso afán de cuestionarnos nos permite pensar con claridad, si somos honestos con nuestro pasado y su recuerdo, sin negatividades de por medio que den, si cabe, más dramatismo a nuestra sensación de ¡vaya cagada!, solo hay que mirar para recuperar la imagen de lo que en su momento, motivó ese modo de actuar.
No habrá nadie que nos traslade en el tiempo a esos momentos en los que pensamos para demostrarnos que alterar el orden de los factores nada cambiaría el producto, pero me da que lo mas probable es que, si en aquella ocasión hubiésemos actuado de otra manera hubiese sido, en la mayoría de los casos, otra ¡vaya cagada!
No es solo una cuestión de acertar. Creo que no estaríamos preparados para ello, no sería la decisión entendida como la mejor y, no nos engañemos, es difícil que algo en lo que no se cree salga bien.
Igual, en vez de compadecernos de decisiones tomadas, deberíamos invertir esa energía en meditar y buscar la mas adecuada a las situaciones que tenemos ahora sobre la mesa porque, aparte de no poder cambiar las pasadas, siempre hay un motivo por el que, en su momento, hicimos lo que hicimos.

6 comentarios:

  1. Je je je...eso de cuestionarse las decisiones tomadas es una constante en la vida de muchos (servidor el primero)...pero las decisiones del pasado no son un problema...son un dato para evaluar las alternativas actuales...

    Keep on walking.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Of course K.
      No podría estar mas de acuerdo :)

      Eliminar
  2. Creo que cuando escribiste esto estabas pensando en cosas muy concretas. Yo realmente no me arrepiento de casi nada. Y no digo que sea bueno o malo, pero sí que no he experimentado esa sensación de gran cagada por decidir mal. Si acaso he sido corto de reflejos en alguna ocasión y tengo mis dudas sobre alguna decisión que otra que tomé hace ya tiempo, pero eso es todo.

    Me da que estás en un tiempo de reflexión (más de lo que reflexionamos habitualmente, quiero decir). Lo que dijimso mal, o no dijimos, o no supimos ver, ya no tiene remedio, así que comparto eso de invertir la energía en meditar sobre las situaciones actuales.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno que no te arrepientas de casi nada M., yo no puedo decir lo mismo. Me arrepiento de muchas cosas que no he hecho o dicho. Procuro no regodearme y que me sirva para evitar repetir. Últimamente no me quedo con las ganas de hacer o decir, para bien o para mal, decidí no volver a arrepentirme por ello y solo hay una forma de hacerlo. Ahora me descubro más valiente, o quizás una cagona que hace y dice a pesar del miedo.

      Eliminar
  3. me ha gustado descubrirte y leerte
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Recomenzar, me alegran mucho tus palabras y me alegra la oportunidad de descubrir tu espacio.
      un abrazo

      Eliminar

No suelo ejercer de censora, pero prefiero mirar primero, comprensible, no?